Una promesa de amor eterno

06:00 0 Comments A+ a-

una promesa de amor eterno reflexiones de aliento con imágenes arcoiris de promesas

El anhelo más grande que tenemos las mujeres es ser amadas con plenitud… deseamos que nos amen a pesar de nuestros errores y nuestras deficiencias.

Por eso, hay muchas que buscan en las personas un amor perfecto y total: en un hombre, en los padres, en los hijos, en las amistades; sin embargo, terminan frustradas porque no lo encuentran, ellas aman y no son correspondidas.

Y es que sólo hay uno que puede darnos amor incondicional y para siempre: nuestro Padre Dios.

Dios establece su promesa de amor eterno para su pueblo elegido… Creo que ésta es una de las más grandes e importantes promesas que hay para ti y para mí.

«Pues las montañas podrán moverse y las colinas desaparecer, pero aun así mi fiel amor por ti permanecerá; mi pacto de bendición nunca será roto —dice el SEÑOR, que tiene misericordia de ti—». Isaías 54:10 NTV

¡Ésta es una gran promesa!

Nos ama tanto que fue capaz de enviar a su Hijo a morir en una cruz, para limpiarnos del pecado y así pudiéramos acercarnos a Él. ¡Imagínate qué tan grande y real es su amor!

Para confirmar esta promesa, el Espíritu Santo inspiró al apóstol Pablo para que escribiera lo siguiente:

«Y estoy convencido de que nada podrá jamás separarnos del amor de Dios. Ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni demonios, ni nuestros temores de hoy ni nuestras preocupaciones de mañana. Ni siquiera los poderes del infierno pueden separarnos del amor de Dios.
Ningún poder en las alturas ni en las profundidades, de hecho, nada en toda la creación podrá jamás separarnos del amor de Dios, que está revelado en Cristo Jesús nuestro Señor». Romanos 8:38-39 NTV

Yo lo diría así:

Nada hará que Dios rompa su promesa de amarnos:

Aunque se muera quien se muera, aunque nazca quien nazca, aunque se opongan y te hagan la guerra los ángeles o los demonios, Dios te seguirá amando…

Aunque tengas miedo de lo que hay a tu alrededor, Dios te amará siempre… Si estuvieras preocupada por el futuro tuyo o de tu familia o tu país, el Señor no aparta su amor de ti.

El mismo Satanás estará tramando mil estrategias para que Dios deje de amarte, pero él mismo sabe que eso jamás sucederá.

El enemigo te dice que Dios ya no te ama, pero te engaña. El amor de Dios es eterno.

Aunque el enemigo te diga que por tus pecados el Señor ya no te ama… Te sigue mintiendo. Nunca dejará de amarte. Jamás.

Aunque tú misma te alejes de Él, eso no hace que Dios te ame menos.

Absolutamente nada hará que nuestro Padre nos deje de amar y de extender su misericordia hacia nosotras.

¿Sabes por qué?

Porque Él ya lo prometió. Y sus promesas son fieles. Siempre se cumplen. «Dios no es hombre para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta»… (Números 23:19).

No importa tu condición o las circunstancias que te rodeen… Vuélvete al Señor; porque Él te está esperando con anhelo en su corazón de brindarte su misericordia, perdón, consuelo y sanidad.

A través de Cristo Jesús estamos unidas al Padre y su grande amor. La fe en el sacrificio de la cruz nos garantiza estar en el corazón de nuestro Dios.

Ya no busques amor en los lugares o personas que fallan… Acude a Dios.

Mi apreciada amiga, no dejes de compartir este mensaje con todo el mundo… Es necesario que todos se enteren que Dios no ha dejado de amarles ni un solo instante. Utiliza los botones de las redes sociales que aparecen en esta página y bendice a cuantos puedas.

Mi querida lectora: mi mayor deseo es que experimentes el amor de Dios en tu vida diaria, tu amiga,


Lidia E. Cames