¿Por qué esta prueba tan difícil?

06:30 0 Comments A+ a-

por qué esta prueba tan difícil mensaje de aliento con imagen arcoiris de promesas

Todas las situaciones que has pasado hasta ahora, las ha permitido Dios para moldear tu carácter, para purificar tu fe.

Tienes que saber que Él tiene mayores cosas para ti, Dios te ungirá con aceite fresco y resurgirá la pasión por Él y su palabra. Aquí está la Palabra de Dios:

«Has permitido que sufra muchas privaciones, pero volverás a darme vida y me levantarás de las profundidades de la tierra.
Me restaurarás incluso a mayor honor y me consolarás una vez más.
Entonces te alabaré con música de arpa, porque eres fiel a tus promesas, oh mi Dios. Te cantaré alabanzas con la lira, Oh Santo de Israel». Salmo 71:20-22

No permitirá que te quedes para siempre envuelta en el letargo del desaliento, sino que te tomará con sus manos y te levantará sin importar qué tan baja y estrepitosa haya sido la caída.

Cuando eso suceda, estarás lista para hacer su voluntad, porque tu carácter será humilde ante su presencia, Dios te habrá capacitado para obedecer inmediatamente cuando te hable.

Tendrás una fe libre de las impurezas de la duda y será tan firme que ninguna circunstancia podrá quebrantarla.

Volverás a alabar al Señor con un gozo que brote de tu corazón… un gozo auténtico y espontáneo, que no se detendrá jamás.

Mientras tanto necesitas permanecer creyendo y llenándote de su Palabra, sin quitar tus ojos de Jesús que es quien te salva, te redime y te lleva al Padre.

Sólo así tu corazón estará en condiciones de amar a los que te rodean… y para mostrarles la naturaleza del amor de Dios para que lo conozcan.

Oramos:

⇉“Gracias Señor, porque contigo los problemas se convierten en oportunidades de ser transformada en la vasija que tú necesitas para tu obra.

Permíteme permanecer confiada en que tú tienes lo mejor para mí y mi familia sin importar las circunstancias.

Cada mañana seguiré eligiéndote a ti, porque tú eres el Dios de mi salvación… Tú eres quien me sostiene y me llevas a niveles más altos de fe, amor y santidad.

Te alabo Señor, y te reconozco como mi Rey Soberano, tú gobiernas mi vida y mi familia. Bajo tu amparo y protección vivimos, creyendo que cosas mejores tienes para nosotros. En el nombre de Jesús”.

Querida lectora, mi deseo es que este mensaje te dé esperanza en medio de la aflicción que estés viviendo. O si sabes que alguien necesita esta palabra, no dudes en compartirle a través de las redes sociales que prefieras.

Que Dios te sostenga con su poderosa mano, tu amiga,


Lidia E. Cames