Video: Una oración que transformará tu vida

01:08 0 Comments A+ a-


Esta es una oración que puede transformar tu vida. Es el final del Salmo 139.

«Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce los pensamientos que me inquietan. Señálame cualquier cosa en mí que te ofenda y guíame por el camino de la vida eterna». Salmo 139:23-24

El salmista reconoce que Dios sabe todo acerca de él… Declara que está consciente que nada puede esconder delante de su presencia.

Pero su deseo es agradar a su Creador, no quiere ofenderlo con nada. Tiene muy claro que en su condición humana comete errores contra Dios sin intención. En otra ocasión ora de esta manera:

«¿Cómo puedo conocer todos los pecados escondidos en mi corazón? Límpiame de estas faltas ocultas». Salmo 19:12

una oración que transformará tu vida videos cristianos reflexiones de aliento

Es por eso que pide a Dios que le ayude a enderezar sus pasos, que limpie su corazón, purifique su mente y le muestre todo lo que necesita ser cambiado.

Sé que tú también eres una mujer que desea agradar a Dios… ¿Podrías hoy hacer una oración como la que hizo el rey David?

Esta es una oración de cuatro puntos que seguramente cambiará tu vida y tu relación con Dios:

Examina mi corazón. Se entiende por corazón el espacio en nuestro interior donde se alojan los sentimientos, la voluntad, las emociones, las motivaciones. A veces, sin darnos cuenta acumulamos mucho de esto sin separar lo bueno de lo malo… o lo que le agrada a Dios de lo que le desagrada.

El único que puede penetrar las profundidades del corazón es el Señor… Él distingue en tu ser interno aquellas cosas que no te das cuenta que las tienes…

Dios distingue la falta de perdón, mira cada herida de tu alma, sabe cuándo la rebeldía te domina, conoce lo que te motiva al hacer lo que haces.

Reconoce mis pensamientos. ¿Qué es lo ocupa tu mente cuando estás en silencio o cuando estás a solas? ¿Son pensamientos de preocupación?... ¿de temor?... ¿de desánimo?... ¿de crítica?...

Al pedirle a Dios que reconozca tus pensamientos, le estás diciendo que te ayude a identificar esos pensamientos que a Él no le agradan.

Que tengas la claridad para atrapar cada pensamiento que no te edifica… desechar las ideas que te destruyen y ponerte en acción para que tu mente sea «la mente de Cristo» (1 Corintios 2:16)

Señálame lo que te ofende. Esta parte es muy importante, porque es tu autorización para que el Espíritu Santo te muestre cada cosa de tu interior que no esté de acuerdo con lo que Dios desea de ti.

Empezarás a distinguir cuando tengas pensamientos incorrectos, motivaciones egoístas, sentimientos destructivos… Te incomodarás cuando tus pasos te alejen de los propósitos divinos o tus acciones ofendan a Dios.

Enséñame a vivir como tú quieres. Dios mismo te irá mostrando lo que es bueno… Te recordará su Palabra. Aunque tu naturaleza humana te quiera desviar del camino, Él se encargará de recordarte sus mandamientos… Pondrá en tu corazón «el querer y el hacer» (Filipenses 2:13).

Amiga, te doy testimonio de lo que Dios hace en mi vida desde que empecé a orar estos versículos: Parece que el Espíritu Santo me saca de mí misma y me hace ver la repetición de mis malos pensamientos, de mis acciones equivocadas, o de mis palabras mal dichas.

¡Me avergüenzo tanto de mí misma!

Pero luego me muestra la solución… Con todo su amor… con toda su gracia derramada sobre mí me señala el camino correcto para que no me aleje de Él… Me atrae a su corazón… me protege bajo su cobertura para que no me pierda de las grandes bendiciones que hay para todos los que desean agradarle con un corazón dispuesto para su gloria.

¿Te animas a usar este pasaje bíblico como tu oración diaria antes de iniciar tus actividades del día? Te aseguro que tu vida tendrá una renovación y muchos cambios importantes que impactarán a tu familia y todos los que tengan la bendición de estar cerca de ti.

Y la gloria será siempre para el Rey de reyes y Señor de Señores.
~~~~
No olvides dejar algún comentario que anime a todas las lectoras y compartir con tus amigos en las redes sociales.

Un abrazo amiga, que Dios te guarde en todos tus caminos,


Lidia E. Cames