Promesa para madres preocupadas

06:30 0 Comments A+ a-

promesa para madres preocupadas mensajes cristianos de aliento arcoiris de promesas

Dios ha dejado una promesa para las madres preocupadas por sus hijos; porque Él es Padre y sabe del dolor que se siente cuando los hijos no tienen una vida plena y abundante.

He platicado con muchísimas madres y cuando les pregunto cómo puedo ayudarles a orar, su respuesta casi siempre es: “por mis hijos”…

¿Conoces a una madre que no se duela por sus hijos?

Porque no pueden…
Porque no quieren…
Porque ya les falló…
Porque los ofendieron…
Porque les quitaron…
Porque no prosperan…
Porque no sanan…
Por la razón que sea, los hijos siempre duelen mucho.

El Señor mira el dolor que sufres por tus hijos y te recuerda hoy que tiene esta promesa para ti:

«Derramaré mi Espíritu sobre tus descendientes, y mi bendición sobre tus hijos». Isaías 44:3

Dios no quiere que te desesperes ni sufras por tus hijos. Ya no te estreses por querer cambiarlos tú misma… con tus propias fuerzas.

Tú eres hija de Dios… Él te ha escogido y te dice hoy que ahí donde tú ves lo imposible, Él lo hará posible, porque no hay nada que sea imposible para Él.


En medio de las circunstancias más complicadas que estés viendo con tus hijos, Dios se hará cargo de cambiar todo para bien. Déjalos en sus manos y te sorprenderás de lo que Él hará por ellos.

promesa para madres preocupadas mensajes cristianos de aliento arcoiris de promesas

Dios cambiará su pensamiento… su corazón… sus amistades… su carácter… sus circunstancias.

El Señor llenará con su Espíritu a tus hijos para que salgan de donde ellos no pueden avanzar.

El Espíritu de Dios les dará nueva vida, ellos no se quedarán en la situación en que ahora se encuentran… Dios cambiará todo para bien, de acuerdo al plan que tiene para tus descendientes.

Tus hijos serán prosperados en todas las áreas de sus vidas… Sólo tienes que creer esta promesa de Dios… declárala, establécela…

¡MIS HIJOS SON LLENOS DEL PODER DE DIOS! ¡MIS HIJOS SON BENDECIDOS POR DIOS!...

No te sueltes de la mano de Dios… sigue caminando con Él y verás esta promesa cumplida