Video: Una oración completa

02:32 0 Comments A+ a-


¿Quieres hacer una oración completa que traiga un cambio a tu vida?

«E invocó Jabes al Dios de Israel, diciendo: ¡Oh, si me dieras bendición, y ensancharas mi territorio, y si tu mano estuviera conmigo, y me libraras de mal, para que no me dañe! Y le otorgó Dios lo que pidió». 1 Crónicas 4:10

Jabes fue un hombre que no se conformó con el destino que le daba el significado de su nombre:

«…Su madre lo llamó Jabes, diciendo: Por cuanto lo di a luz en dolor». 1 Crónicas 4:9b

Jabes significa dolor. En esos tiempos el nombre de un niño marcaba su destino en la vida. Pero Jabes oró al Dios de Israel… al Todopoderoso… al único que puede cambiar la maldición en bendición.

La oración que hizo este hombre fue muy pequeña, pero poderosa para abarcar todas las áreas que él necesitaba para que su vida fuera transformada. Hoy te la comparto, porque esa oración es la que necesitamos hacer tú y yo todos los días.

Sólo son cuatro frases que podrían hacer la diferencia  en tu vida:

1.- ¡Oh, si me dieras bendición… Empieza pidiendo bendición. La bendición que Dios tenga destinada para ti… no la que tú deseas. Porque la bendición de Dios es la que enriquece y no trae tristeza con ella (Proverbios 10:22) Atrévete a orar por bendición abundante, la que el Señor quiera darte… Créeme que será mucho mejor que lo que tú crees que necesitas. 

2.-…Y ensancharas mi territorio… Esto significa: Pide a Dios más trabajo y que te capacite para hacerlo… Que aumente tus oportunidades para prosperar. Él convertirá tus debilidades en fortalezas y extenderá tu zona de influencia. Ora para que el Señor te use para extender tu reino, te llene de su gracia y favor para que a través de ti su nombre sea glorificado.

3.-… Y si tu mano estuviera conmigo… La mano de Dios contigo es su poder actuando a tu favor. El poder de Dios lo tienes por el Espíritu Santo que está en ti. Él es tu ayudador. Pide a Dios que cada día te llene con una unción fresca de su Espíritu y tendrás la mejor ayuda, la guía más completa y una gran fortaleza para emprender todo lo que Dios te pone para hacer. Con la mano de Dios en tu vida podrás ver milagros en tu diario vivir para la gloria de Dios.

4.-… Y me libraras de mal para que no me dañe… Pide a Dios que te proteja, no sólo de los peligros, amenazas y ataques de las personas o las situaciones adversas; sino que te mantenga alejada del dolor y sufrimiento que vienen del pecado. Ora para que Dios te proteja de aquellas tentaciones del enemigo que te pueden hacer caer fácilmente… Que guíe tus pasos para apartarte de todo aquello que no viene de su mano.

CONCLUSIÓN: Y le otorgó Dios lo que pidió. En el versículo 9a dice: Y Jabes fue más ilustre que sus hermanos… No tuvo que vivir una vida de dolor, sino que su oración cambió un destino patético en una existencia de importancia y honorabilidad.

Amiga, ¿te animas a ser la versión femenina de Jabes en este tiempo para bendición de tu familia? Te animo a que desde ahora comiences a orar con fe… Creyendo que Dios te responderá igual como lo hizo con Jabes.

No olvides dejarnos un comentario para enriquecer este artículo. No dejes de compartirlo para bendición de tus amigos en las redes sociales.

Con mucho cariño,

Lidia E. Cames