Una salvación total y permanente

06:30 0 Comments A+ a-

una salvación total y permanente reflexiones cristianas con imágenes

El único Dios que salva es tu creador... En Él encuentras una salvación total y permanente... Esto es en todas las áreas de tu vida y todo el tiempo. 

Y lo hace sólo por medio de Jesús… Él lo envió para que muriera en la cruz por ti y por mí, para salvarnos no sólo de la muerte eterna, sino de cualquier cosa que te esté atormentando en tu alma. 

Quizá pienses: ¿De qué me va a salvar? Yo ya he aceptado a Jesucristo como mi Señor y Salvador...

A veces no se trata de que alguna persona te prive de la libertad o que alguien no te permita moverte, tampoco es que estés con las manos y pies atados… Son las emociones las que te atrapan, te torturan y no hay manera de pararlas. 

También te puede aprisionar tu voluntad, la culpa por los pecados pasados o los pensamientos que el enemigo envía a tu mente.


Tal vez has intentado deshacerte de todo esto tan molesto, pero te persigue donde quiera que vas… En ocasiones encuentras soluciones temporales: el trabajo, las relaciones, las compras, los viajes, la iglesia y más; pero cuando pasa el momento, tu ser interior sigue siendo igual.

Acude a Él, te aseguro que no te rechazará, sólo tienes que creer que serás libre: el Señor te perdona… te limpia… te restaura… te libera… te consuela… te prospera… te ama… te sostiene… te da vida eterna. 

Él es el único Dios verdadero, poderoso y amoroso. Es el único que puede salvarte de todo lo que no te deja crecer y avanzar.


Lo que necesitas para llegar al trono de Dios es creer que Jesús es el que te limpia de pecado a través de su sacrificio en la cruz… No hay otro camino, sólo Jesús. Tienes que pasar por el perdón y limpieza de la sangre de Cristo…

No hay otra forma de presentarte ante Dios; porque no te puedes acercar a Dios con pecados… Él detesta el pecado.

Te ama a ti, pero tus pecados impiden que Él te atienda, por eso es necesario creer en lo que su Hijo Jesucristo hizo para perdonarnos y abrirnos el camino al Padre celestial.


Es por fe… sólo creyendo tienes acceso a la salvación de cualquier situación, emoción o sentimiento que te roba la libertad.