Las apariencias engañan

06:30 0 Comments A+ a-

las apariencias engañan reflexiones cristianas con imágenes

La Palabra de Dios es muy clara: Las apariencias engañan a los humanos, pero Dios conoce lo más profundo de los pensamientos y los corazones.

«Pero el Señor le dijo: No te dejes llevar por su apariencia ni por su estatura, porque éste no es mi elegido. Yo soy el Señor, y veo más allá de lo que el hombre ve. El hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero yo miro el corazón». 1 de Samuel 16:7

Dos reflexiones se desprenden de este pasaje bíblico:

1.- No puedes catalogar a una persona basándote sólo en lo que estás viendo o escuchando. Sólo en la mente y en los sentimientos está la verdadera realidad de las personas… No te confíes de las apariencias.

La mayoría de la gente tiene una historia detrás de cada actitud visible. Habrá quien parezca agradable, pero tendrá malas intenciones… y tal vez te encuentres con alguien que tenga una expresión muy hosca; pero es una persona muy necesitada de afecto y atención.

2.- No te esfuerces en aparentar nada ante las personas. Siempre es mejor aceptarte, mostrarte tal cual eres… Sé auténtica y espontánea.

3.- Lo importante no es agradar a las personas, sino agradar a Dios… Él ve tu interior, cuídalo… Enfócate en mejorar lo que piensas y lo que sientes.

Nunca lograrás tener contentas a todas las personas. Te podrás esmerar en impresionarlas; pero siempre habrá alguien que no le agradarás.

Toma en cuenta que el único que te aceptará y te amará a pesar de conocer tu interior es tu Padre celestial.

Y siempre estará dispuesto a transformar tus pensamientos, tus sentimientos y tu voluntad para que te presentes ante Él como sacrificio vivo, santo y agradable.

«Por lo tanto, amados hermanos, les ruego que entreguen su cuerpo a Dios por todo lo que él ha hecho a favor de ustedes. Que sea un sacrificio vivo y santo, la clase de sacrificio que a él le agrada. Ésa es la verdadera forma de adorarlo.
No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta». Romanos 12:1-2

Por medio de Jesucristo tú tienes reconciliación con el Padre… Ahora sólo se trata de agradar su corazón… Eso es lo importante: Que Dios se agrade de lo que encuentre en tu interior.

Oramos:

“Señor, te pido que me ayudes para no fijarme en lo exterior de las personas. Dame sabiduría para poder percibir lo que hay en su corazón y ser de bendición para quienes lo necesitan… o para apartarme de los que tienen malas intenciones. Ayúdame a ser transparente ante ti primeramente, para poder mostrarme ante las personas así como soy.

Deseo agradarte, anhelo que cuando veas mi corazón, me encuentres agradable a ti. Te entrego mi mente y mis pensamientos, mi corazón y mis sentimientos, mi boca y mis palabras para que me transformes según tu voluntad y el propósito que tienes para mí. En el nombre de Jesús”.