Pescando en aguas profundas

06:30 0 Comments A+ a-

pescando en aguas profundas Reflexiones cristianas con imágenes

Pedro encontró abundantes peces pescando en aguas profundas… Cuando decidió obedecer la instrucción de Jesús de navegar más adentro del mar.

Desde que era niña escuché predicar de este pasaje de las Escrituras. Pero hasta hace unos años comprendí la aplicación a mi vida, al escuchar a un predicador y me ha sido de gran bendición… 

Por eso hoy te comparto lo que Dios habló a mi corazón en una de estas predicaciones. La porción bíblica es Lucas 5:1-8:

En una ocasión, estando Jesús a orillas del Lago de Genesaret, se sentía apretujado por la multitud que quería oír el mensaje de Dios.
Jesús vio dos barcas en la playa. Los pescadores habían bajado de ellas a lavar sus redes.
Jesús subió a una de las barcas, que era de Simón, y le pidió que la alejara un poco de la orilla. Luego se sentó en la barca, y desde allí comenzó a enseñar a la gente.
Cuando terminó de hablar, le dijo a Simón:
—Lleva la barca a la parte honda del lago, y echen allí sus redes, para pescar.
Simón le contestó:
—Maestro, hemos estado trabajando toda la noche sin pescar nada; pero, ya que tú lo mandas, voy a echar las redes.
Cuando lo hicieron, recogieron tanto pescado que las redes se rompían.
Entonces hicieron señas a sus compañeros de la otra barca, para que fueran a ayudarlos. Ellos fueron, y llenaron tanto las dos barcas que les faltaba poco para hundirse.
Al ver esto, Simón Pedro se puso de rodillas delante de Jesús y le dijo:
— ¡Apártate de mí, Señor, porque soy un pecador!

La barca es tu corazón, tu vida. El mar es tu relación con Dios. La red es tu fe.

Nadie encuentra peces grandes si permanece pescando en la orilla del agua…

Cuando Jesús te dice que navegues mar adentro, te está diciendo que allá en lo profundo están los peces más grandes y gordos… Ahí encontrarás las sorpresas de Dios, los milagros y la multiplicación…

También te está invitando a que dejes lo conocido para ir a lo desconocido, es decir, dejar tu zona de control e ir a la zona del control de Dios.

Navegar hacia lo más profundo significa que hagas lo que nunca antes has hecho, que te propongas a buscar más de su presencia en tu vida… que dejes el miedo y te atrevas a seguirlo encima de cualquier persona, cosa o circunstancia.

Escucha la voz de Dios cuando te dice que hagas cambios en cualquier área de tu vida… 

Si te indica que eches la red, comprende que Él desea que des los pasos de fe que necesitas para alcanzar la abundancia que ha preparado para ti.

Pedro navegó a lo profundo, echó la red y tuvo la mayor pesca de su vida… tan grande que tuvo que convidarles a sus amigos de la otra barca que estaba cerca de la suya.

Seguramente Dios tiene algo muy grande que le dará la gloria a Él y será para bendición tuya y de los que te rodean.

Arriésgate… hay mucho por ganar y nada que perder.