Tres motivos para estar alegre

06:30 0 Comments A+ a-

tres motivos para estar alegre mensajes cristianos con imágenes

Cuando las crisis llegan a tu vida no es fácil encontrar motivos para estar alegre, en esos momentos es más fácil ponerse triste, ¿no? Pero la Palabra de Dios nos da hoy tres fuertes razones para que tú puedas alegrarte cuando estás en problemas:

«Pero que se alegren todos los que en ti confían; que griten siempre de júbilo, porque tú los defiendes; que vivan felices los que aman tu nombre». Salmo 5:11

1.- «Que se alegren todos los que en ti confían»: Confiar totalmente en Dios cuando hay situaciones adversas es una decisión personal y constante… Elegir confiar en Dios te da alegría porque sabes que tienes en quien fortalecerte y que te va a favorecer aun en medio de la crisis.

2.- «Que griten siempre de júbilo, porque tú los defiendes»: Tener la seguridad de que el Padre va a protegerte, tiene que ser una razón para estar contenta… No importa lo que esté sucediendo, si tú sabes que Él te cubre, no hay lugar para la preocupación; aunque te veas en peligro, tú tienes la certeza que te librará de todo mal.

3.- «Que vivan felices los que aman tu nombre»: ¿Por qué son felices los que aman a Dios? Porque antes que tú le amaras, Él te amó primero a ti y te eligió para bendecirte… Tú amas a Dios porque Él te amó desde antes de la fundación del mundo. Es un gran motivo para tener alegría plena: amar al Rey de reyes y saber que eres correspondida, puede llenar tu corazón de gozo, si tú lo decides.

Amiga: ¿Tú amas a Dios? ¿Confías en Él? ¿Sabes que es tu Protector? Pues ya está decretada la felicidad para ti. Lo que a ti te corresponde ahora es confiar en Él con alegría… Hoy echa fuera de tu ser el temor o la tristeza, no hay depresión para todos los que confían en la salvación del Señor.

Cuando amas a Dios lo sigues y estás cerca de Él… entonces… no hay peligro para ti, siempre Él saldrá a tu favor y defenderá tu vida, tu integridad, tu familia.

Alégrate hoy, tu Padre celestial está a cargo de todo, gózate, ríe y no permitas que NADA te robe ese gozo que Dios te ha dado. Te sorprenderías si al final del día supieras de todas los peligros que Él te libró. Tú y tus seres queridos están a salvo.