A Dios sea la gloria

06:30 0 Comments A+ a-

a dios sea la gloria mensajes cristianos con imágenes

¿Eres de las personas que les gusta servir? ¿Te esmeras en tener un buen testimonio ante Dios y la gente? 

Es un privilegio poder servir a nuestro Creador. Dios se agrada de todas las cosas buenas que haces:

Como hija de Dios eres obediente al Señor… sirves en tu iglesia… ayudas a los pobres… oras… lees la Biblia… consuelas al triste… curas al herido… das a conocer el mensaje de Jesucristo… y más todavía.

¡Esto es excelente!... Eso quiere decir que has permitido que Dios te prepare y te dé los recursos… las fuerzas… la iniciativa… la capacidad.

No olvides de darle hoy toda la gloria… de reconocer que si no fuera por su poder, tú no podrías hacer gran cosa…
Pero ¿cómo hacer para que el Señor sea glorificado desde lo profundo de tu corazón?

Yo encuentro tres puntos muy importantes para considerar en el servicio:

1.- Que la motivación de tu corazón sea siempre el amor a Dios. A veces decimos con nuestra boca que todo lo que hacemos es porque le amamos. Pero recordemos que el corazón humano es engañoso: Nos oculta las verdaderas intenciones y aunque conscientemente digamos algo… el inconsciente alberga razones ocultas.

En estos casos es recomendable abrir el corazón a Dios y le pidamos que cambie nuestras motivaciones y que Él ponga los motivos correctos. Renuncia a buscar el reconocimiento de las personas y busca el reconocimiento de Dios en todo lo que hagas.

2.- Dar gracias a Dios por haberte elegido… porque a los que Él elige, los capacita. Que no se te olvide que para Dios no cuentan tus habilidades o tus capacidades, ni tus recursos… Es por su bondad y su misericordia que estás en pie.
También hay que orar para tener un corazón agradecido y que nunca se te olvide la razón por la que ahora le puedes servir: su amor infinito.

3.- Es inevitable que alguien reconozca tu trabajo, tu entrega y devoción al servirle al Señor… Lo que corresponde es que en el interior de tu corazón y en la intimidad con Él le rindas tus logros y tus éxitos. Como dice en Apocalipsis 4:10-11

«Los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo:
Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas».

Por último, te comparto unas preguntas que te servirán para evaluarte a ti misma… Para que sepas si le estás dando la gloria y la honra a Dios:

¿Te molesta cuando no te felicitan por tu trabajo?

¿Te gusta servir solamente donde todos te pueden ver?

¿Sientes incomodidad cuando otro servidor sobresale más que tú?

Deja que el Espíritu Santo te revele la verdad de tu corazón... Si respondiste negativamente a todas, te felicito: estás glorificando a Dios con tu servicio... Si tuviste por lo menos una respuesta afirmativa, no te preocupes, empieza a exponer tu corazón delante de tu Creador y Él se encargará de cambiar las intenciones secretas de tu corazón.

Que Dios siempre sea glorificado en todo lo que hagas… Que Él sea tu punto de partida en tu servicio. Con seguridad verás las recompensas a la obra de tus manos.


«Que el Dios de paz… los capacite con todo lo que necesiten para hacer su voluntad. Que Él produzca en ustedes, mediante el poder de Jesucristo, todo lo bueno que a Él le agrada. ¡A Él sea toda la gloria por siempre y para siempre! Amén. Hebreos 13:20