Unges mi cabeza

06:30 0 Comments A+ a-

unges mi cabeza devocionales cristianos

Unción es la acción de ungir... Ungir significa embadurnar, untar… Pero también quiere decir proclamar, investir, nombrar, consagrar, dar autoridad.

En el pasado, Dios mandaba a ungir a los profetas, reyes y sacerdotes con aceite perfumado, hecho especialmente para esta función, en señal de consagración y autoridad.

El acto de derramar aceite perfumado sobre la cabeza de los elegidos simbolizaba el Espíritu de Dios impregnado en sus enviados, dándoles poder para cumplir con su llamado… y al mismo tiempo se anunciaba al pueblo que ellos eran escogidos por el Señor, quedaban consagrados para servir a Dios con lealtad y santidad.

En este tiempo Dios unge a sus hijos con el Espíritu Santo. Desde el mismo momento en que aceptas a Jesús como tu Señor y Salvador… Pero eso no es suficiente, es necesario que todos los días busques esa unción fresca…

«Unges mi cabeza con aceite, mi copa está rebosando». Salmo 23:5
«Seré ungido con aceite fresco». Salmo 92:10

«Unges mi cabeza» Es una acción que se desarrolla en el presente… te conviene ser ungida siempre; porque cada día necesitas el poder del Espíritu Santo

…para marcarte como su propiedad

…para hacer la voluntad de Dios

…para tener revelación de la Palabra

…para darle gloria y honra a Dios en todo

…para levantarte de esa prueba con un poder especial para hacer cosas nuevas y diferentes...

La unción del Espíritu Santo te da fuerzas sobrenaturales y te ayuda a tomar nuevo impulso en medio de la tribulación.


Pide hoy la unción fresca del Espíritu Santo sobre tu vida... saldrás victoriosa en todo lo que hagas y el Señor será glorificado.

Una oración para todos los días:

"Espíritu Santo, gracias por vivir en mí, porque eres mi guía, mi maestro, mi consolador... Hoy te pido que me unjas con aceite fresco y me capacites para hacer lo que Dios quiere que yo haga... Deseo hacer la voluntad de mi Padre, pero no podré hacerlo sin tu preciosa y santa unción sobre mi cabeza... Lléname de tu poder, derrámate en mi corazón y llévame a nuevos niveles en mi relación con el Padre y con su Hijo Jesucristo. Amén".