Dos propósitos de las promesas de Dios

06:30 1 Comments A+ a-

dos propósitos de las promesas de dios mensajes cristianos con imágenes

Generalmente cuando Dios te da una promesa, te indica lo que tienes que hacer para obtenerla… Posiblemente te preguntes: ¿Por qué no me cumple con lo prometido con sólo creer? ¿Por qué no me bendice simplemente y ya?

Porque todas las promesas de Dios tienen un objetivo, no son sólo palabras que brotan de su corazón amoroso. Es cierto que Dios nos ama y desea que vivamos bien en esta vida y en la eternidad, este hecho es lo que al Señor le mueve cuando te ofrece bendiciones… Pero hay más…

«… (Dios) nos ha dado grandes y preciosas promesas. Estas promesas hacen posible que ustedes participen de la naturaleza divina y escapen de la corrupción del mundo… » 2 Pedro 1:4

Son grandes y preciosos premios… ¿Para qué? Para alentarte a dar pasos…

Encontramos en este pasaje bíblico que hay dos propósitos de Dios al dejarte todas sus promesas:

1.- Dios quiere que participes de su naturaleza divina:

Participar de la naturaleza divina significa parecerse a Dios: en su santidad, en su grandeza, en su fortaleza, en su paciencia, en su riqueza, en su misericordia, en su poder, en su generosidad… y en todo lo que tú sabes que es Él.

Esto solo se logra teniendo una relación cercana con Él, que platiques con Él en oración, que escuches su voz leyendo su Palabra o desde tu interior a través del Espíritu Santo; que te dejes guiar por Él para que le sirvas y hagas su voluntad.

Dios te creó para que te parezcas a Él, pero mira qué tan bueno es el Señor que no te exige de manera autoritaria que seas como Él quiere que tú seas.

Te da una recompensa por cada paso de obediencia que tú das…

Por ejemplo:

-Si te esfuerzas y eres valiente, Dios estará contigo dondequiera que vayas (Josué 1:9)
-Si honras a tus padres, te dará larga vida y te irá bien en todo (Efesios 6:2-3)
-Si dejas todo por seguir a Jesús, te devolverá cien veces más (Mateo 19:29)
- Y mucho más…

Son grandes y preciosos premios… ¿Para qué?  Para facilitarte el proceso de transformación en tu vida.

Es como un entrenamiento: aprendes a caminar como Dios quiere y recibes bendición tras bendición… y cada día que pasa te vas pareciendo más a tu Creador.

2.- Dios quiere salvarte de la maldad que destruye:

El mundo está lleno de corrupción y de miseria… Dios no quiere que esa maldad alcance a sus hijos, Él quiere salvarte de la destrucción que trae el mal.

Dios busca protegerte siempre, por eso te deja algunas promesas que más bien, son consejos que te dirigen para que en el camino de la vida no sufras daño alguno, o como advertencias de lo que puede sucederte si te desvías.

Por ejemplo:

- Perdona siempre a todos, para que Él te perdone tus faltas (Mateo 18:35).
- No consientas el orgullo en tu corazón, para que no se aleje de ti (Salmo 138:6).
- No te quejes de nadie, para que Dios no te castigue (Santiago 5:9).

Realmente es un Padre amoroso y paciente que te lleva de la mano y te enseña a caminar en obediencia y humildad, de manera que no te resulte doloroso, complicado o difícil llegar a participar de su santidad.

Te animo para que sigas dando pasos y obteniendo victorias y recompensas para tu vida en esta tierra… y en la venidera la vida eterna.

Todas las promesas divinas tienen la finalidad de hacernos placentero el proceso de crecimiento y aprendizaje espiritual… Tenemos que creerlas. Si las creemos, daremos los pasos necesarios para ver la mano de Dios obrando a nuestro favor.

¡Atrévete! Hay más de 32,ooo promesas en la Biblia esperando por ti.

(Entrada antigua: “Preciosas y grandísimas promesas”)

1 comentarios:

Write comentarios