Dios es más grande que tus montañas

06:30 0 Comments A+ a-

dios es más grande que tus montañas devocionales cristianos con imágenes

¿Qué quiere decir que Dios es más grande que tus montañas?

Las montañas (montes) simbolizan los problemas de cualquier tipo, las situaciones difíciles que vives, los pecados que no puedes vencer, la depresión… hasta las emociones que no podemos controlar.

Las montañas son todas aquellas circunstancias que tú no puedes resolver y que te impiden avanzar hacia esa vida de bendición y gloria que Dios tiene preparada para ti.

El mensaje de hoy es para ti que vives paralizada por una situación que no se resuelve, por un problema que parece que no te permite recibir la paz y el gozo que necesita tu corazón… Es para quien se siente rebasada por las crisis y las tormentas de la vida.

Dios quiere que sepas y que creas que Él es mucho más grande que lo que te está deteniendo.

Lo único que tienes que hacer es alzar bien tus ojos y entonces verás que detrás de ese gran monte que a ti te parece grande, se levanta majestuoso y glorioso nuestro Dios Todopoderoso, Omnipotente, Padre Eterno.

Cuando tú levantas tus ojos y contemplas el esplendor del Señor entonces comprenderás que Él supera cualquier problema que se te presente… Dios hará que ese monte se haga polvo.

Tú puedes hablarle a tu montaña para que se desaparezca como dijo Jesús:

«Entonces Jesús dijo a los discípulos: —Tengan fe en Dios. Les digo la verdad, ustedes pueden decir a esta montaña: “Levántate y échate al mar”, y sucederá. Pero deben creer de verdad que ocurrirá y no tener ninguna duda en el corazón». Marcos 11:22,23

Para que puedas hacer esto, necesitas tener fe… Y para tener fe es necesario que sepas que Dios es mucho más grande que cualquier montaña… Sólo cree que Dios lo hará y así sucederá.

Tú puedes derribar cualquier monte, porque el Dios en quien has puesto tu confianza está más allá de toda tormenta y de toda adversidad.

Oramos:

“Padre, te doy gracias porque hoy revelas a mi corazón que tu majestad y gloria es mucho más imponente que cualquier montaña que pueda amenazar mi vida. Hoy decido creer que tú reduces a nada los problemas familiares, crisis financieras, enfermedades, mal carácter, o cualquier otra situación que me impida recibir tus bendiciones.

Hablo a mi problema: ‘En el nombre de Jesús te ordeno que salgas de mi vida y te desaparezcas ahora mismo; porque mi Dios es un Dios glorioso, majestuoso, fuerte, maravilloso; Él va delante de mí peleando esta batalla y me dará la victoria porque soy su hija y me ama con amor eterno.’

Deposito mi confianza en ti, mi glorioso Señor, y desde ahora descanso en la certeza de que tú te levantas como poderoso gigante a mi favor. En el nombre de Jesús.”