Con Dios siempre tendremos victoria

08:24 0 Comments A+ a-

con dios siempre tendremos victoria mensajes cristianos con imágenes arcoiris de promesas

¿Te encuentras en problemas? Recuerda esto: “Con Dios siempre tendremos victoria”… Sólo tienes que levantar tu voz con toda la fe puesta en el amor de Dios que supera cualquier obstáculo y que siempre estará atento a escucharnos y a levantarnos de donde estemos:

«Dios mío… Ayúdanos a recuperarnos. Escúchanos y usa tu gran poder para salvarnos; salva a la gente que amas. Ayúdanos a derrotar al enemigo, pues la ayuda del ser humano es inútil.
Con Dios conseguiremos la victoria; él pisoteará a nuestros enemigos». Salmo 60:1, 5, 11, 12

No sé cuál sea tu tormenta hoy: Quizá alguien te enredó en esa situación… Es posible que nadie haya intervenido y sólo fueron las circunstancias que te llevaron hasta allí… Aunque también cabe la posibilidad que hayan sido tus decisiones las que te hicieron caer en ese hoyo profundo.

Sea cual sea tu caso y tu posición, hay un enemigo a derrotar: Satanás es quien no quiere que tú tengas comunión con tu Creador, él está decidido a robarte las bendiciones que Dios te ofrece cada día. El enemigo a vencer es este ser maligno que se dedica a robar, matar y destruir.

Él es quien te lanza el desánimo, la culpa, la depresión, las tentaciones, el rencor, la amargura y muchos dardos envenenados más. Tal vez tú pienses que es muy difícil levantarte de la última caída y te sientes sin aliento y sin fuerzas.

Hoy Dios te dice que con Él tú tendrás victoria y Él va a derrotar a todos esos enemigos que te persiguen, sólo acude al Señor, clama con todo tu corazón puesto en es Todopoderoso y te ama con amor eterno e incondicional, a ti y a todos aquellos que tú amas. El amor y la misericordia de Dios por ti no se agota nunca, ni nada lo destruye.

No te sueltes… no dejes de confiar en el Señor. Tú no puedes controlar la situación que vives: es Dios quien se encargará de derrotar a todos tus enemigos que te persiguen. Tú no tendrás que hacer otra cosa más que confiar, esperar y ver cómo el Señor derrota uno por uno a esos enemigos que te persiguen.

No olvides que tus enemigos no son las personas… tus enemigos son tus emociones, tus pensamientos de desánimo y derrota, tus tentaciones.

Hoy te animo a que eleves la misma oración que hizo el rey David en los momentos en que parecía que estaba más cerca de la derrota que de la victoria:

«Dios mío… Ayúdame a recuperarme. Escúchame y usa tu gran poder para salvarme; salva a la gente que amas. Ayúdame a derrotar al enemigo, pues la ayuda del ser humano es inútil».

Y después de orar proclama tu victoria en voz alta:

Con Dios conseguiré la victoria; él pisoteará a mis enemigos.”