Dios tiene poder para restaurar la sexualidad

19:40 2 Comments A+ a-

Dios tiene poder para restaurar la sexualidad consejería cristiana

Consulta: 

Estuve casada por casi 15 años con un hombre que fue muy infiel. La última mujer con quien mi ex-marido anduvo fue muy mala que llegó a insultar a mis hijos. El mayor fue muy dañado al ver que su padre nunca lo defendió cuando la mujer le decía cosas malas.
Mi hijo se llama Juan (Nota: hemos cambiado el nombre para proteger la integridad de los involucrados). Él odia a su padre al ver que el papá prefería a la mujer en vez de los hijos. El divorcio fue en 2009 y mis hijos empezaron a consumir alcohol y droga. Juan empezó a perderse en la droga. Alcanzó a terminar la preparatoria (high school) pero ya no quiso continuar sus estudios. 
Él es muy inteligente y buena persona, el Señor lo ha usado y ha profetizado también. Pero se alejó del Señor y ahora tiene una pareja del mismo sexo. Él trajo a esa persona a vivir a mi casa sin decirme que era su pareja. Juan me decía que tenía esas tendencias y orábamos para que nunca cayera en esa clase de vida. Pero sucedió. Yo lo quise correr, pero me detuve. No sé si fue el Señor quien me detuvo porque al correrlo el iba a vagar en las calles y perderse más. Me duele mucho lo de mi hijo y siempre oro al Señor por él. Yo no quiero esta clase de vida para mi hijo. ¿Qué puedo hacer?”

Respuesta:

Querida amiga, eres muy valiente al haber decidido aceptar a tu hijo, estás dando el primer paso para ayudarle. Dios te dará la fuerza para luchar e interceder por él ante el trono de la gracia.

Observo que, tanto la infidelidad y falta de apoyo de su padre, como el divorcio en circunstancias trágicas, fueron detonantes decisivos para las elecciones equivocadas de tus hijos para sus vidas. Sé que tus oraciones los harán reconsiderar y empezarán a decidir el camino correcto, que ellos ya conocen.

En cuanto a tu hijo Juan, hay algunas acciones que te sugiero que tomes para continuar con tu propósito de ayudarle y lograr que restaure su relación con el Señor.

Primero. Partimos de lo que la Palabra de Dios dice para estos casos:

«No practiques la homosexualidad, al tener relaciones sexuales con un hombre como si fuera una mujer. Es un pecado detestable». Levítico 18:22
«¿No se dan cuenta de que los que hacen lo malo no heredarán el reino de Dios? No se engañen a sí mismos. Los que se entregan al pecado sexual, o rinden culto a ídolos, o cometen adulterio, o son prostitutos, o practican la homosexualidad, o son ladrones, o avaros, o borrachos, o insultan, o estafan a la gente: ninguno de ésos heredará el reino de Dios.». 1 Corintios 6:9
«La ley es para los que cometen inmoralidades sexuales, o los que practican la homosexualidad, o los traficantes de esclavos, los mentirosos, los que no cumplen sus promesas, o los que hacen cualquier otra cosa que contradiga la sana enseñanza». 1 Timoteo 1:10

Yo sé que tú conoces estos pasajes bíblicos, si no fuera así, no estarías tan ocupada en este asunto. Pero quiero establecerlo para tener el fundamento bíblico. También creo que, si tu hijo ha sido usado por Dios en el pasado, él también sabe que a Dios no le agrada la forma de vida que lleva.

Aunque creo que también saben que el Señor siempre está dispuesto a perdonar y a salvar:

«Vengan ahora. Vamos a resolver este asunto —dice el SEÑOR—. Aunque sus pecados sean como la escarlata, yo los haré tan blancos como la nieve. Aunque sean rojos como el carmesí, yo los haré tan blancos como la lana». Isaías 1:18
«Pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna». Juan 3:16

Segundo. Guía a tu hijo a pedirle perdón a Dios con verdadero arrepentimiento y a pedirle ayuda. En caso de que él no quiera hacerlo, hazlo tú a nombre suyo (lee Daniel 9: Daniel era un hombre temeroso de Dios, sin embargo, él tomó como propio el pecado de su pueblo), y tú perdona a tu hijo por las decisiones equivocadas que ha tomado. ¿Por qué lo tienes que perdonar tú? Porque a ti te duele lo que él hace; y cuando sufres por algunas situaciones, casi siempre es porque te ofende; y cuando hay ofensa, siempre hay que perdonar. Esto es muy necesario cuando se va a ejercer el ministerio de la intercesión. Te dará libertad para orar y para acercarte a tu hijo con más confianza.

Tercero. Veamos otras escrituras:

«No metas en tu casa nada que sea abominable. Todo eso debe ser destruido. Recházalo y detéstalo por completo, para que no seas destruido tú también». Deuteronomio 7:26
«Saben bien que, según el justo decreto de Dios, quienes practican tales cosas merecen la muerte; sin embargo, no sólo siguen practicándolas sino que incluso aprueban a quienes las practican». Romanos 1:32

Es necesario que hables con Juan para explicarle que tú le amas, le aceptas y respetas sus decisiones aunque no estés de acuerdo con ellas (son cosas muy diferentes). Pero es tu deber como cristiana, cuidar de la presencia de Dios en tu hogar, que debe ser un altar de adoración; por lo tanto, no puedes permitir que su pareja esté viviendo con él en tu casa. 

No te preocupes, porque Dios te va a respaldar este paso de obediencia… Es muy posible que se vaya a vivir con esa persona (no se lo sugieras, pide a Dios que sea el otro quien se vaya). Pero aunque tu hijo decidiera vivir fuera de tu casa, tus oraciones moverán la mano de Dios para obrar con poder en su corazón. 

Amiga, en este proceso es necesario que deposites toda tu confianza en Dios, de tal manera que nada de lo que veas o escuches te conmueva. Debes estar firme en la fe de que Dios actuará a favor de tu hijo a pesar de las circunstancias que se desaten.

Cuarto. Si tu hijo está consciente de que está fuera de la voluntad de Dios y él quiere cambiar, busca ayuda profesional cristiana. Un psicólogo cristiano que ministre de acuerdo a la Biblia y bajo el poder del Espíritu Santo, podrá brindar la ayuda que Juan necesita. Te recomiendo que ores al Señor para que te dirija hacia la persona idónea. Después de orar podrías preguntarle a tu pastor o pastora… seguramente ellos podrán recomendarte a alguien.

Quinto. Tendrás que intensificar tu oración y reforzarla con el ayuno. Mira lo que Jesús dijo:

«Pero este género no sale sino con oración y ayuno». Mateo 17:21

La homosexualidad no es algo aprendido o que las personas deciden por voluntad propia: son espíritus del mal que influyen en ellas. Hasta los hacen hablar diferente, moverse diferente, pensar diferente. Así que esta guerra no es contra personas, mira lo que dice la escritura:

«Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales». Efesios 6:12

Tanto si Juan quiere cambiar, como si no quiere hacerlo, no dejes de orar y ayunar; ya sea para que el Espíritu Santo lo convenza de pecado, o para respaldar su fe y su valentía para buscar la ayuda de Dios.

Sexto. Descansa totalmente en el Señor. No lo sufras, sino confía en que Dios es poderoso para hacer mucho más de lo que pedimos o imaginamos. Deposita toda tu confianza en Él, dale tu necesidad, dale gracias por el propósito que ha diseñado para Juan y recibe su paz abundante. Necesitas buscar la llenura fresca del Espíritu Santo para poder amar a tu hijo en este proceso, además para que puedas ejercer la paciencia que necesitas para esperar el tiempo de Dios. Confía en que Dios lo enseñará, quitará vendas de sus ojos, romperá cadenas de opresión y hará huir al enemigo de la vida de Juan. No bajes los brazos, ¡no te des por vencida!

«No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho. Así experimentarán la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús». Filipenses 4:6
«Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén». Efesios 3:20,21
«Pronto quedarán libres los cautivos. ¡La prisión, el hambre y la muerte no serán su destino! Pues yo soy el SEÑOR tu Dios, que agito el mar haciendo que rujan las olas. Mi nombre es SEÑOR de los Ejércitos Celestiales. Y he puesto mis palabras en tu boca y te he escondido a salvo dentro de mi mano». Isaías 51:14-16
«Yo les enseñaré a todos tus hijos, y ellos disfrutarán de una gran paz». Isaías 54:13

Prepárate porque Dios te va a sorprender. Eso que ahora tú lo ves como un problema, muy pronto será testimonio para la honra y la gloria de Dios. La victoria ya la ganó Cristo Jesús en la cruz del Calvario. ¡Un abrazo, amiga!

«¡Sé fuerte y valiente! No tengas miedo ni te desanimes, porque el SEÑOR tu Dios está contigo dondequiera que vayas”». Josué 1:9

También pueden ayudarte estos temas:




~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
Para consultas de consejería sólo tienes que llenar un sencillo formulario aquí.
Si quieres compartirnos tu opinión o alguna experiencia, te animamos a que lo hagas en el amor de Dios y con todo respeto en la sección de comentarios aquí abajo:

2 comentarios

Write comentarios
5 de octubre de 2015, 20:18 delete

¡UN GRAN PROBLEMA! PERO LEYENDO LAS CITAS BÍBLICAS QUEDA CLARO QUE DIOS ES MUCHO MÁS GRANDE QUE CUALQUIER SITUACIÓN DIFÍCIL QUE ENFRENTAMOS; ME ES MUY ACERTADA LA RESPUESTA Y ME UNO EN ORACIÓN PARA QUE DIOS ENVÍE SANIDAD Y RESTAURACIÓN EN SU FAMILIA. ¡DIOS TE BENDIGA Y SIGA USANDO LIDIA! AMÉN.

Reply
avatar
5 de octubre de 2015, 23:25 delete

Gracias Carlos... Dios te bendiga!

Reply
avatar