7 falsos argumentos acerca del perdón

06:30 2 Comments A+ a-

falsos argumentos acerca del perdón reflexiones cristianas con imágenes

Qué difícil es otorgar perdón cuando no sabes qué es, y qué significa perdonar

Es muy doloroso perdonar, sobre todo cuando la persona que te ofendió no reconoce su ofensa, es más: ni siquiera se entera de tu dolor y sigue su vida muy feliz… 

Muchas personas sufren por la falta de perdón, porque las ofensas duelen tanto y prefieren no perdonar, debido a la falsa idea que tienen acerca del tema del perdón.

Te menciono siete cosas que no tienen nada que ver con el perdón:

1.- No es un sentimiento. Es una decisión o un acto de obediencia. Jesús mandó a perdonar “hasta setenta veces siete” (Mateo 18:22). La expresión ‘no puedo perdonar’ en realidad significa ‘no quiero perdonar’. Tú eliges perdonar o no… pero es un mandamiento de Dios.

2.- No hace cambiar al ofensor. Perdonar te libera a ti de resentimientos y amarguras. La otra persona puede seguir igual; pero tú serás libre. El perdón a quien te ofendió te beneficia a ti, porque cuando tú perdonas, a ti también te perdona Dios (Mateo 18:35)

3.- No significa que aceptas la ofensa. Al contrario, el perdón es soltar la ofensa y decidir no aferrarse a ella.

4.- No te obliga a permitir maltrato. Perdona, pero ponte a salvo… establece límites. No te pongas en la mira del ofensor. Es cierto que esa persona tal vez no cambie, pero tú sí puedes evitar que te siga ofendiendo. «El prudente ve el peligro y lo evita; el imprudente sigue adelante y sufre el daño» (Proverbios 22:3).

5.- No tienes que ir a decirle “te perdono”. Si quien te ofendió no te ha pedido perdón, es mejor perdonarlo a solas en la presencia de Dios; de lo contrario te expones a que te conteste con algo que te va a ofender más, o tal vez lo dejes con un sentimiento de culpa en su corazón. Y se trata de que tú seas libre, pero no poner carga en el otro.

6.- El ofensor no tiene que reconocer su error. Eso es asunto de la otra persona, no tuyo. En ese caso, Dios se encargará de juzgarle de acuerdo a su justicia divina.

7.- No te quita la ira y el dolor. Estos sentimientos negativos se deben soltar y entregar a Dios. Es necesario renunciar a ellos, para que poco a poco vaya sanando tu corazón. Cada vez que recuerdes la ofensa, y todavía duela, tienes que decir: “Yo ya perdoné, Señor. Te entrego esto que siento… suelto enojo, dolor, vergüenza, culpa, (o lo que sea que estés sintiendo)."

~~~~~~~~~

La sanidad del corazón después de una ofensa leve o grave, toma su tiempo… es un proceso donde tienes que involucrar tu voluntad y tu deseo de obedecer a Dios. Te aseguro que el Señor respaldará tu obediencia y un día abrirás tus ojos a un nuevo amanecer, y la herida ya no dolerá… en su lugar habrá una cicatriz.

2 comentarios

Write comentarios
Unknown
AUTHOR
30 de mayo de 2016, 21:54 delete

CIERTAMENTE EL PERDÓN TRAE LIBERACIÓN, QUITA TODO LO QUE ESTORBA PARA ACERCARTE A DIOS., PORQUE SI PERDONAMOS, TAMBIEN DIOS NOS PERDONARÁ.

Reply
avatar
31 de mayo de 2016, 14:53 delete

Amén! Dios te bendiga...

Reply
avatar