Quiero ser ayuda idónea, pero...

23:55 0 Comments A+ a-

consejería cristiana quiero ser ayuda idonea, pero...

La pregunta:

"Yo trato de ser ayuda idónea, pero ¿qué pasa si el esposo no quiere tomar su rol?
Me hace a mí pagar las cuentas, básicamente me da todo su pago para que yo resuelva todas las necesidades de la casa. Ya he hablado con él al respecto lo he motivado para que lo haga; pero él dice que no quiere, que es mucha responsabilidad y que lo hago mejor yo.
Se levanta en la mañana y me pregunta qué tiene que hacer… cosas que talvez ya se las he dicho. Tengo que estarle diciendo las cosas. No soy su mamá. Trato de tener paciencia y de obedecer a Dios.
Tenemos 5 años de casados, pero viviendo juntos 1 y medio porque yo emigré hace 5 a EUA y él hasta hace un año. No sé qué hacer porque he tratado mil veces de hablar con él. Me siento cansada, fatigada con todo el trabajo de la casa, del dinero, de la niña. Tenemos una hija de 5 años. Y aparte tener que estarle dando órdenes a él.
No sé qué hacer. Yo oro por él, incluso no sé si bien o mal, le he dicho Dios: si fue un error mío haberme casado con el quítalo de mi camino porque ya no puedo más. Necesito un consejo."

La respuesta:

Hola amiga, haces bien en orar por tu esposo, porque eso es lo que corresponde a una esposa que busca agradar a Dios en su matrimonio.

Me gustaría aconsejarte acertadamente, para que la situación en tu hogar cambie, pero hay algunas cosas que no me quedan muy claras y que me hace pensar que debe haber algo más detrás de todo lo que tú me dices:

En primer lugar, Dios no va a quitar a tu esposo de tu camino, porque Él no desbarata las familias… Él las une. Además tú escogiste ese esposo, ahora lo que te toca hacer es luchar para ser la esposa que Dios quiere que seas y ayudar a tu esposo a que tome su rol correspondiente.

Otra cosa que llama mi atención es el hecho de que te casaste hace cinco años, el mismo tiempo que tienes de haber emigrado a ese país… y tu esposo hace tan solo un año y medio que llegó a reunirse contigo. Quiere decir que estabas recién casada cuando dejaste a tu esposo. Desde ese momento ya las cosas no estaban bien. Tu lugar estaba junto a tu esposo.

Y por último: Tú no eres quien debe darle órdenes a tu esposo… Dios le ha dado la autoridad del hogar a él, y ni siquiera él debe dar las órdenes, es necesario que los dos caminen en acuerdo y juntos tomen decisiones; cuando tengan opiniones diferentes, es a tu esposo a quien le toca decidir.

Ser ayuda idónea no es hacer todas las tareas en el hogar (puedes hacer eso y seguir sin ser ayuda idónea). Una mujer que es ayuda idónea, impulsa y anima a su esposo con mucha sabiduría y amor a tomar su lugar de autoridad y responsabilidad en la casa. Lo deja que tome decisiones y le da su voto de confianza para todo lo que hace… y cuando algo sale mal, le ayuda a sobrellevar las consecuencias sin reproches (a eso se le llama ‘honrar al esposo’).

Te sugiero que busques el consejo de tu pastora, tal vez haya alguna área de tu vida que necesite ser sanada y ministrará tu corazón con la guía y el consuelo del Espíritu Santo.

Te dejo esta escritura para que la medites y la apliques a tu vida, amiga:

«De la misma manera, ustedes esposas, tienen que aceptar la autoridad de sus esposos. Entonces, aun cuando alguno de ellos se niegue a obedecer la Buena Noticia, la vida recta de ustedes les hablará sin palabras. Ellos serán ganados al observar la vida pura y la conducta respetuosa de ustedes». 1 Pedro 3:1,2
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
Para consultas de consejería sólo tienes que llenar un sencillo formulario aquí.
Si quieres compartirnos tu opinión o alguna experiencia, te animamos a que lo hagas en el amor de Dios y con todo respeto en la sección de comentarios aquí abajo: