Dos promesas de Dios que se cumplirán

07:00 0 Comments A+ a-

Cuando decimos que todas las promesas de Dios se cumplirán, siempre viene a nuestra mente una larga lista de bendiciones que nos gustaría recibir: prosperidad, sanidad, fortaleza, unción… y mucho más. Y está bien. 

Todo eso lo ha prometido el Señor y nos lo dará seguramente, porque sabemos que sus promesas son fieles y verdaderas.

dos promesas de dios que se cumplirán devocionales cristianos arcoiris de promesas

Sólo que todas las promesas tienen una condición para cumplir… Algo así como: ‘si haces ______, entonces Dios te dará ________’. Hasta la salvación, que se nos ha dado gratis, tiene una condición: creer que el sacrificio de Jesús es suficiente para darte vida eterna... Si no crees, no hay salvación.

Pero ¿qué hay de aquellas promesas que son para corrección? A veces preferimos llamarlas ‘consejos’ o ‘advertencias’… pero son promesas… y también se cumplirán.

Por ejemplo:

«El Señor permanecerá con ustedes mientras ustedes permanezcan con él. Cada vez que lo busquen, lo encontrarán; pero si lo abandonan, él los abandonará a ustedes». 2 Crónicas 15:2

En este pasaje hay dos promesas:

Promesa número 1. “El Señor permanecerá contigo…” Dios siempre estará contigo, porque su presencia significa cuidado y protección física, además de que todo lo que hagas te saldrá bien y prosperarás en todos tus proyectos; mientras que tú permanezcas con él.

Tú te mantienes unida a Dios por medio de Cristo Jesús, a través de la sangre que derramó en la cruz sobre tu vida, puedes tener acceso al trono del Padre… no hay otra manera de acercarse a Dios. Jesús dijo: «Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre si no es por mí» (Juan 14:6).

Cuando tú aceptas que Jesús derramó su sangre por ti, entonces Él se convierte en tu Salvador, y tú te conviertes en una hija de Dios (no antes).

Después de esto te mantienes unida al Señor: leyendo su Palabra para conocer su voluntad para tu vida y empezar a seguir sus instrucciones.

A partir de ahí seguramente Dios no se separará de ti ni un solo momento… siempre estará contigo y esta promesa se hará realidad en tu vida. Cada vez que tú necesites su ayuda, lo buscarás y lo encontrarás. Nunca estarás sola, desprotegida o debilitada… Él será tu amigo, tu protector y tu fortaleza.

Promesa número 2.  “Si lo abandonas, él te abandonará a ti”… De verdad, esta también es una promesa… y también se cumplirá. ¿Cómo abandonas a Dios? Cuando dejas de hablar con Él. Cuando crees que Él te va a ayudar por lo buena que eres. Cuando se te olvida que quien te da valor delante de Él es tu Salvador Jesucristo. Cuando no quieres dejar el pecado. Cuando empiezas a confiar en otras cosas antes que en su gracia y misericordia.  Te recuerdo que Él es un Dios celoso (Éxodo 20:5).

No es posible que tú te alejes de Dios y Él siga contigo ayudándote en todo. Él promete abandonar a todo aquel que lo abandone. Se levanta la canasta de bendición y no hay protección, no hay prosperidad, no hay nada…

Pero aunque eso sucediera, Él es un Dios de oportunidades y nos tiene mucha paciencia, Él siempre esperará por ti… y siempre que te acerques a Él con un corazón sinceramente arrepentido te recibirá y volverá a tener misericordia. Muchas veces dice Dios en su Palabra: “Vuélvanse a mí y yo me volveré a ustedes”.


Te animo a que creamos todas sus promesas, las que son para bendición y las que son como advertencias… porque todas se cumplirán con exactitud… una por una.

Oramos:

"Padre Dios, te doy gracias por todas tus promesas porque tú me las has dado para bendecirme y cuidar de mí. Gracias Jesús por tu sacrificio que me acerca a Dios. Precioso Espíritu Santo, te pido que me ayudes a no separarme nunca de Dios, que siempre recuerde que sin Él yo no puedo vivir. En el nombre de Jesús".