Un tesoro en el reino de los cielos

14:34 0 Comments A+ a-

un tesoro en el reino de los cielos reflexiones cristianas con imágenes

«Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo. Cuando alguien encuentra el tesoro, lo esconde de nuevo y, muy feliz va y vende todo lo que tiene, y compra ese campo». Mateo 13:44

¡Tanto tiempo buscando…! Nada de lo que encontraba llenaba mi necesidad… ese vacío. Había pobreza en mi espíritu y en mi alma… 

¡Probé tantas cosas!: 

Disciplinas con fundamentos de barro… Modas pasajeras, estilos de vida huecos, trabajo desmedido, diversiones sin sentido. Nada disipaba las tinieblas de soledad, rechazo y culpa que yo arrastraba.

Hasta que conocí a Jesús de Nazareth, mi Señor y Salvador. En Él encontré un tesoro. Un tesoro que no se gasta, sino que se aumenta y es eterno…

Entregué todo lo pasajero para abrazarle a Él... "vendí todo lo que tenía para comprar el reino"... Dejé ese pasado y tomé todo lo que Jesús tiene para mí.

Ahora tengo una vida plena y vibrante. Jesús ha llenado ese gran vacío que parecía no tener fondo… Soy heredera del Reino junto con Él. Dios ha tenido misericordia de mí. Cada día me enamora de manera diferente. No alcanzarían los días de mi vida para agradecerle todo lo que ha hecho por mí.

Si tú deseas tener el invaluable tesoro que Jesús te ofrece, sólo tienes que hacer esta oración de fe, con la convicción de que tu vida tomará un nuevo sentido... ¿Oramos?:


"Mi amado Jesús: Tu amor, tu gozo, tu paz, tus cuidados, tu sangre preciosa, tú eres el tesoro más hermoso que nunca he tenido…  Hoy dejo todo lo que hasta ahora ha sido valioso para mí, con tal de tenerte a ti. 

De ahora en adelante me quedo contigo, a tu lado… Entro en tu reino y acepto que tú eres mi todo…Todo lo que tengo y lo que soy, lo entrego por permanecer siempre contigo. Gracias mi amado Rey y Salvador. Amén. "

Amiga, te invito a comentar tu testimonio para motivar a las lectoras que todavía no han tenido un encuentro con Jesús y comparte este post... seguro que alguien lo necesita.

Que Jesús sea siempre tu más valioso tesoro. Dios te bendiga.

Lidia E. Cames