Dios soluciona problemas matrimoniales

14:32 0 Comments A+ a-

Consejería matrimonial cristiana Dios soluciona problemas matrimoniales

Pregunta: Hace dos años me casé, mi esposo estaba solo, la ex esposa vivió con el casi 25 años; pero ella se fue con otro. El problema inició cuando me vine a su casa con sus 4 hijos, no me sentía cómoda, y cada vez que se lo decía se molestaba, y empezamos a discutir; pero el jamás me daba mi lugar como su esposa y no le importaba. La ex esposa se llevó a 2 de los hijos y ya solo quedaban 2, una de ellas casada con el esposo vivían en la casa, me sentía agobiada. Eso fue dañando nuestra relación, a él no le gusta que yo le diga lo que me hace sentir mal; así es que ahora para ya no discutir más callo todo, pero siento que estoy muriendo, me siento triste y vacía.

Respuesta: Amiga, te recomiendo que no calles… tienes a Dios que siempre escucha cuando derramas tu corazón delante de Él y siempre responde las oraciones.

Dios es el único que puede sacarte de las situaciones que te hacen sufrir. No importa que sean consecuencia de tus decisiones no acertadas. Su amor inagotable y su misericordia siempre están extendidos hacia ti…. seguro que perdonará tus errores.

Mientras tanto que llega la solución para tu problema, búscale cada día para llenarte de su amor perfecto, permítele que colme de su amor tu corazón necesitado… pídele que sane tus heridas.

También necesitas recibir de su paz sobrenatural en tus pensamientos y en tu corazón… Después de presentarle tu necesidad y pedirle que intervenga con su mano poderosa a tu favor, necesitas creer que Él está a cargo y resolverá todo según su voluntad… si aceptas su preciosa voluntad en tu vida y que Él siempre obrará para bien tuyo, entonces la paz llenará tu vida.

Durante todo este proceso necesitas perdonar a tu esposo y a todos los que te ofenden y provocan heridas en tu corazón… Cada ofensa, por pequeña que sea, debe ser perdonada delante del Señor.

Claro que también tienes la opción de poner un límite de distancia. Retirarte por un tiempo de esa casa podría ayudarte a orar con más tranquilidad, sin los problemas diarios… Te ayudaría a sanar y fortalecer tu corazón mientras que Dios responde. No te estoy proponiendo que abandones a tu esposo para siempre, sino una tregua… un límite para no seguir recibiendo heridas y sigue clamando al Señor, porque Él te responderá en algún momento.

Tal vez pueda ayudarte un poco que leas el contenido de este título:



La Palabra de Dios te dice:

«Espero en silencio delante de Dios, porque de él proviene mi victoria. Sólo él es mi roca y mi salvación, mi fortaleza donde jamás seré sacudido». Salmo 62:1,2

«Sé que el Señor siempre está conmigo; no seré sacudido, porque él está aquí a mi lado». Salmo 16:8