Cómo superar los celos en el matrimonio

19:11 0 Comments A+ a-

Consejería matrimonial cristiana Cómo superar los celos en el matrimonio

Consulta: “Necesito ayuda porque tengo dudas con respecto a mi esposo. Lo he hablado muchas veces con él, inclusive tuve ataques de nervios. Presiento que me engaña. Sus actitudes cambiaron y hasta dejamos de tener relaciones. Luego cambió repentinamente. Volvimos a tener relaciones. El dinero lo maneja él, aunque yo trabajo. Hay noches que por su trabajo no está. Pero dudo que esté donde él dice. Me llegué a enfermar de los nervios o celos; pero nunca me presenté en su trabajo para perseguirlo, pero sus actitudes no cambian. He pensado muchas veces en separarme, pero aún lo amo y ya no sé cómo hablarlo con él. Busco de Dios y el también viene a la iglesia conmigo, pero no tiene o no quiere compromiso. Lloro en silencio y estoy sola para gritarlo”.

Respuesta: Querida amiga, entiendo que tu sufrimiento está basado en suposiciones de engaño, en sospechas… No me dices qué es lo que tu esposo te dice al respecto; pero me imagino que él niega tal engaño.

Tú tienes la solución para tu aflicción amiga, tomándote de la mano del Señor y disponerte a creer lo que su Palabra dice y a ponerla en práctica. Te propongo dos puntos importantes para analizar:

1.- El amor no es un sentimiento, es una decisión. Lo demuestra el siguiente pasaje bíblico:

«El amor es sufrido,  es benigno;  el amor no tiene envidia,  el amor no es jactancioso,  no se envanece; no hace nada indebido,  no busca lo suyo,  no se irrita,  no guarda rencor; no se goza de la injusticia,  mas se goza de la verdad. Todo lo sufre,  todo lo cree,  todo lo espera,  todo lo soporta». 1 Corintios 13:4-7 (Versión Reina Valera)

Te muestro el mismo pasaje en la Nueva Traducción viviente:

«El amor es paciente y bondadoso. El amor no es celoso ni fanfarrón ni orgulloso ni ofensivo. No exige que las cosas se hagan a su manera. No se irrita ni lleva un registro de las ofensas recibidas. No se alegra de la injusticia sino que se alegra cuando la verdad triunfa. El amor nunca se da por vencido, jamás pierde la fe, siempre tiene esperanzas y se mantiene firme en toda circunstancia».

Te sugiero que pidas ayuda al Espíritu Santo para que puedas meditar en esta escritura y aplicarla a tu situación. Todo lo que aquí nos dice la Palabra, son decisiones. Son acciones que tú decides y actitudes que adoptas por voluntad propia.

2.- Cambia tus pensamientos. Como una mujer cristiana, Dios te dice que no pienses bajo los mismos patrones del mundo, sino que pienses de acuerdo a lo que la Palabra de Dios dice.

«No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta». Romanos 12:2

«Dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes». Efesios 4:23

En vez de pensar que tu esposo te engaña, elige pensar que él es un hombre fiel, que te ama y te respeta… Ámalo, bendícelo y ora por él. Llénate del Espíritu Santo y tendrás paz y salud.
Pide sabiduría a Dios para que puedas ser instrumento de unión en tu familia y no de destrucción.
«La mujer sabia une a su familia; la mujer tonta la desbarata». Proverbios 14:1

Te sugiero que leas y medites los siguientes temas, tal vez te ayuden a tener un panorama más amplio acerca de tu situación y de las decisiones que tomes. Dios te bendiga, mujer sabia. ¡Un abrazo!