¡Ten cuidado con el corazón!

07:05 0 Comments A+ a-

imagen y reflexión de aliento Ten cuidado con el corazón

¿Te suena familiar esto?: "Tú sigue tu corazón"... o: "El corazón nunca se equivoca"... o “el corazón manda”… o “déjate llevar por tus corazonadas”… Dios quiere que sepas que el corazón no es confiable y es muy mentiroso. 

«El corazón humano es lo más engañoso que hay, y extremadamente perverso ¿Quién realmente sabe qué tan malo es? Pero yo, el Señor, investigo todos los corazones y examino las intenciones secretas. A todos les doy la debida recompensa, según lo merecen sus acciones». Jeremías 17:9,10

Tu corazón nunca te va a guiar a la voluntad de Dios: siempre querrá complacer tus propios deseos y el orgullo. Eso te trae esclavitud.

El único que te puede guiar a la verdad es Jesús... recuerda que Él es el camino, la verdad y la vida. Él sí sabe lo que a ti te conviene, y todavía mejor: Él descubre todo aquello que tu corazón tiene escondido y que te está dañando, para limpiarlo, sanarlo y vivificarlo… Dios conoce perfectamente tu corazón... Escúchalo a Él.

El Espíritu de Dios te habla desde tu interior, porque vive en ti; pero se puede confundir la voz del Espíritu Santo con la voz del corazón… Tal vez a ti no te ha pasado, pero a mí sí. Me ha sucedido muchas veces que tengo la seguridad que Dios me habla a través de su Espíritu y sigo esa voz y al final me doy cuenta que lo que estoy siguiendo son mis propios impulsos y deseos… El resultado es un desastre total porque me alejo de lo que Dios realmente quiere para mí. ¿Cómo distinguir la diferencia?

El Espíritu Santo siempre va a estar en línea con las virtudes de Dios y de su Palabra. Jamás te va a indicar algo que te aleje de la santidad, misericordia, humildad y paciencia que Él requiere de sus hijos… 

Es posible que traiga a tu memoria algún pasaje bíblico que esté de acuerdo con lo que estás escuchando (por eso es muy importante leer la Biblia)… o tal vez alguna persona madura en la fe y el conocimiento del Señor te lo confirme.

Así que, no te confíes de tu corazón, no lo escuches; es mejor que confíes en Dios y se lo entregues para que saque a la luz todo lo que esté oculto y que tú no conoces... déjate guiar por el Señor. 

Sólo así no equivocarás el camino y el Señor te recompensará siempre de acuerdo a tus acciones. Es una promesa que Él mismo te regala. Te aseguro que te va a ir muy bien… Tendrás libertad y bienestar.