Hablar el bien

13:00 0 Comments A+ a-

imagen y reflexión de aliento Hablar el bien

Tan difícil que es frenar las palabras. Sobre todo cuando salen cargadas con resentimiento... mentiras... murmuración... falta de perdón... o falta de humildad hacia los demás. Esto siempre trae malas consecuencias en nuestro diario vivir.

La solución la tenemos solamente alineando nuestro pensamiento, nuestro corazón y nuestra lengua con el Espíritu Santo; para que tome el control, nos purifique, nos recuerde y nos detenga en el momento preciso.

También debemos llenarnos de la Palabra de Dios... Leer y meditar en la voluntad de Dios, sus promesas, sus mandamientos, sus planes para nuestra vida; inevitablemente hablaremos de aquello que nos estamos llenando y seremos fuente de vida para quienes están cerca de nosotros.

Decidamos hablar bendición, porque la promesa de Dios es que tendremos contentamiento, viviremos felices y disfrutaremos de la vida.

«El que quiera amar la vida y llegar a ver días buenos, debe refrenar su lengua del mal, y sus labios no deben mentir». 1 Pedro 3:10