Una promesa para princesas

una promesa para princesas mensajes cristianos de aliento

Esta es una promesa para princesas solamente… ¡Tú eres una princesa!

 ¿Sabes por qué eres una princesa?

Sí, porque al creer en Jesucristo, obtienes el derecho de ser llamada hija de Dios (Juan 1:12). Por lo tanto, tu Padre es el Rey del Universo… Y te tengo hoy una gran noticia:

«No tengan miedo, pequeño rebaño, porque su Padre quiere entregarles el reino». Lucas 12:32

Cualquier cosa que amenace con atemorizarte este día échalo fuera… a tu Padre celestial le complace entregarte su Reino… y el Reino de Dios es rectitud, paz y gozo… Un reino de bondad, de amor y bendiciones.

Es por su buena voluntad para contigo que el Señor te da todo lo necesario para que vivas con excelencia este día.  Eres la hija del Dueño del Reino celestial… Nada puede causarte daño, tienes el Reino de Dios a tu disposición.

A Dios le causa mucha felicidad darte una vida diferente y llena de bendiciones… Pero le daría más felicidad que tú recibas ese regalo que te está dando… Se recibe por fe. ¡Sólo creyendo!

Lo conveniente es creerlo y decidir que no vas a hacer ni a permitir nada que no sea de acuerdo al Reino de nuestro Padre. Decídete por el gozo… por la justicia… por la paz…


Atrévete a vivir según los principios del Reino de los cielos y empezarás a experimentar de manera sobrenatural una vida de paz y prosperidad… tanto que todos los que están cerca se acercarán a ti a preguntarte el secreto de tanta bendición… y entonces, dale la gloria y la honra a tu Rey de reyes.

Cinco preguntas acerca de las bendiciones espirituales

cinco respuestas acerca de las bendiciones espirituales enseñanzas cristianas con imágenes

Te voy a plantear y responder cinco preguntas acerca de las bendiciones espirituales que nos plantea la Biblia:

«Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo». Efesios 1:3

¿Qué son las bendiciones?
¿Por qué son espirituales?
¿Dónde se planearon?
¿Cuáles son?
¿Cómo recibirlas?

Varias veces yo dije en un “lenguaje cristiano”, que Dios me bendijo con bendiciones espirituales del cielo; pero sin entender lo que estaba hablando… Gracias a Dios por el Espíritu Santo que siempre nos guía a toda verdad y a toda justicia y me puso en el lugar correcto para que mi entendimiento se abriera.

Quiero compartirlo contigo a manera de preguntas, sé que también te bendecirá mucho saber estas verdades de la Palabra de Dios:

1.- ¿Qué son las bendiciones? La raíz hebrea para la palabra bendición significa “transferir el poder o favor de Dios, tocando con las manos”… y la raíz griega significa “hablar bien de alguien”. Podemos decir que una bendición es soltar el favor de Dios que tú tienes, sobre alguna persona a través de palabras y/o tocándole con las manos.
Las bendiciones de Dios son todas las cosas buenas que Él ya dijo que te daría desde antes que tú nacieras.

2.- ¿Por qué son espirituales? Son bendiciones espirituales, porque vienen directamente de Dios, no las puedes conseguir con tus propias fuerzas o con tus recursos… son sobrenaturales.

3.- ¿Dónde se planearon? Dios planeó estas bendiciones espirituales, desde el principio de los tiempos. En los lugares celestiales significa que en el mismo trono de Dios se inició el plan de bendición para ti y para mí.
Estas son promesas que encontramos en el Antiguo Testamente y que ahora son una realidad por el sacrificio de Jesús en la cruz del Calvario.

4.- ¿Cuáles son? Son todas las bendiciones que recibimos al creer en Cristo Jesús: el perdón, la salvación, la redención, la justificación, la sanidad, la libertad del pecado, la provisión, la prosperidad, la victoria sobre el enemigo, la reconciliación con Dios, la gracia de Dios… ¡Y muchas más!
Te animo a que leas el Nuevo Testamento pidiendo dirección al Espíritu Santo para que te las vaya revelando una a una.

5.- ¿Cómo recibirlas? Se reciben a través de Cristo… Al darnos Dios a su Hijo Jesucristo para que nos salvara en aquella cruz, también nos dio todas las bendiciones espirituales… Es una herencia que ahora tenemos.
No tienes que hacer nada, sólo tienes que creer y tomar posesión de lo que Dios ya te ha dado.

CONCLUSIÓN: Tienes la ayuda del Espíritu Santo para que te muestre cada una de estas bendiciones… Cuando la revelación llegue a tu corazón, tu entendimiento será abierto y tu fe se activará para disfrutar de ellas.

Dios te ha bendecido… y seguirá bendiciéndote por toda la eternidad… Tú y yo necesitamos creer que ya hemos sido bendecidas por Dios y ¡vivir de acuerdo a esto!

Promesa de protección contra tramposos

promesa de protección contra tramposos promesas bíblicas con imágenes

El cuidado de Dios para con sus hijos, incluye librarte de los tramposos… Mi esposo y yo somos testigos de la forma en que el Espíritu Santo avisa de peligros disfrazados que el enemigo construye para robar las bendiciones.

Hace unos días fuimos a vacacionar en un pequeño pueblo mágico, colonial y muy antiguo (de paso te cuento que es muy hermoso y pintoresco); aquí en mi hermoso México.

En la noche del día que llegamos, alrededor de las 10 de la noche, el encargado del hotel tocó a nuestra habitación, diciendo que mi esposo tenía una llamada en la administración. La persona que estaba al otro lado de la línea se dirigió a mi esposo por su nombre y se identificó como empleado de la Policía Estatal.

Le decía que nuestro coche estaba en un lugar cerca de ahí, sin placas y que se veía sospechoso, por lo tanto tendría que ir en ese momento a identificarlo. Mientras hablaba esta persona, mi esposo percibió algo muy raro, porque en ese pueblo no tenemos conocidos, y nadie sabía que nosotros estábamos en ese hotel; además, el coche estaba resguardado en el estacionamiento del hotel.

Mi esposo le contestó:

“No creo que sea mi coche, porque lo guardé en el estacionamiento del hotel”.

El supuesto policía le dijo:

“Entonces, respóndame algunas preguntas de rutina, para asegurarnos de que todo está bien”.

Más extraño le pareció. En ese momento le viene una idea: “Cuidado, es una trampa”.

Mi esposo contestó que no iba a responderle ninguna pregunta, y colgó el teléfono.

Esa noche fuimos a dormir confiando en las promesas de protección que Dios nos ha dado. Al otro día decidimos salir de ese lugar, dando gracias a Dios por permitir que mi esposo escuchara al Espíritu Santo avisándole sobre el peligro que había detrás de esa llamada.

Ayer encontré este pasaje que me recordó la experiencia de nuestras vacaciones:

«El Señor te librará de las trampas del cazador». Salmo 91:3

La versión Reina Valera dice: «Él te librará del lazo del cazador»; pero miré en varias versiones: “Él puede librarte de trampas ocultas”… “peligros escondidos”… “Te salvará de toda trampa”… “peligros ocultos”.

Mi esposo y yo siempre supimos que fue el Espíritu Santo quien le advirtió que no saliera y le alertó para que no diera ninguna información que fuera ser usada para perjudicarnos; pero ahora aseguramos que es una de promesa de protección que Dios nos ha dado específicamente para estos casos.

Aun cuando tú no veas el peligro… aunque el ataque esté disfrazado de algo “inocente”… El Espíritu Santo conoce las malas intenciones y siempre te hará saber que es una trampa y no permitirá que nadie te robe las bendiciones que el Señor te ha dado.


No permitas que las circunstancias te alteren… mantén la calma y pon mucha atención, porque sólo así podrás percibir el susurro del Espíritu Santo, hablándote para librarte de los tramposos. 

Qué es vivir en santidad

qué es vivir en santidad mensajes cristianos con imágenes

Dios nos ha llamado a vivir en santidad... porque a Él le gusta la santidad... porque Él es santo. 

La santidad es una actitud que nace de un corazón decidido a agradar a Dios en todo lo que hacemos.

«Pues Dios no nos ha llamado a vivir en la inmundicia, sino a vivir en santidad». 1 Tesalonicenses 4:7

Santidad no quiere decir que no te equivoques… Santidad es determinar hacer lo que a Dios le agrada y apartarte de toda clase de maldad… Satanás ha usado la palabra ‘santidad’ para culparte diciéndote que nunca llegarás a ella…

La santidad significa que dedicas tu vida, tus fuerzas y todo lo que haces para glorificar al Señor... Claro que cometerás errores, seguramente vas a pecar; pero no será porque tú lo desees o lo planees, sino porque tú y yo tenemos una naturaleza humana que siempre tiende a hacer lo malo aunque ese no sea nuestro deseo.

En esos casos la gracia de Dios te cubre. El Señor conoce las intenciones de tu corazón... Él sabe que tu anhelo es agradarle y no ofenderlo jamás.

Es como aquel niño pequeño que le lleva a su madre unas flores que corta en el campo para ella y le ofrece ponerlas en el florero... pero éste se le cae de las manos y se rompe. La mamá sabe que no fue con intención de romperlo, sino que es falta de habilidad debido a su corta edad. No lo disciplina por eso, sino que lo pasa por alto y sólo le dice: "No te preocupes, la próxima vez lo harás con más cuidado".

Así es nuestro Padre Dios con nosotros.

Dios quiere que sepas hoy que la santidad es una decisión tuya y es obra que Él va a hacer en ti.

El único camino que nos lleva a vivir vidas santas es nuestro Señor Jesucristo. Cuando tú aceptas que Él es tu Señor y Salvador, te abre camino y te lleva hacia el Padre que es quien te hace participar de su santidad.

«Pues la Escritura dice: “Sean ustedes santos, porque yo soy santo». 1 Pedro 1:16

Tú puedes santificarte mediante la adoración… Cuanto más tú adoras a un Dios santo, más te santifica… Tú decides vivir en santidad porque para eso te llamó Dios… poco a poco y sin que te des cuenta notarás cómo te vas alejando de toda clase de pecado y maldad.

La santidad comienza en tu corazón y luego se hace visible en tu comportamiento.

¿Y la promesa...? 

Aquí está: Quien viva en santidad, tiene la seguridad de que verá al Señor cara a cara.


«...Sin la santidad, nadie podrá ver al Señor». Hebreos 12:14

(Entrada antigua: "Dios te santifica")

Victoria sobre tus enemigos

victoria sobre tus enemigos reflexiones cristianas con imágenes

La promesa de Dios para hoy es darte la victoria sobre tus enemigos.

Cada minuto de tu día debes confiar en esta promesa… No olvides en cada cosa que hagas que Dios siempre está contigo.

Vas a derrotar a tus enemigos, porque Dios peleará por ti en esas luchas que enfrentas diariamente.

Tal vez tengas en tu mente esta pregunta: ¿De qué luchas hablas? ¿Cuáles enemigos?

Todo el tiempo te enfrentas a diferentes luchas: con el mundo… con tu mente… con tu voluntad… con tu boca… con el enemigo de tu alma…

No olvides que tus enemigos no son las personas… Son enemigos espirituales que quieren robarte lo que Dios te ha dado no son de carne y hueso, ellos son:

 El mundo:
 «¿No saben ustedes que ser amigos del mundo es ser enemigos de Dios? Cualquiera que decide ser amigo del mundo, se vuelve enemigo de Dios». Santiago 4:4

Tener amistad con el mundo es dejar a Dios para seguir las riquezas, el poder, las influencias, las ideologías que no incluyen el orden divino, sino el de los humanos.

El arma que Dios te da está en Romanos 12:2
«No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta».

 La carne:
«Porque el deseo de la carne se opone al Espíritu, y el del Espíritu se opone a la carne; y éstos se oponen entre sí para que ustedes no hagan lo que quisieran hacer». Gálatas 5:17

El deseo de la carne es la naturaleza pecaminosa que todos tenemos… los instintos y los impulsos. La naturaleza carnal tiene que ser dominada por el Espíritu Santo. Los versículos 19-21 enumera lo que le gusta a la carne: «Cuando ustedes siguen los deseos de la naturaleza pecaminosa, los resultados son más que claros: inmoralidad sexual, impureza, pasiones sensuales, idolatría, hechicería, hostilidad, peleas, celos, arrebatos de furia, ambición egoísta, discordias, divisiones, envidia, borracheras, fiestas desenfrenadas y otros pecados parecidos».

El arma para luchar contra este enemigo está en Gálatas 5:16
«Dejen que el Espíritu Santo los guíe en la vida. Entonces no se dejarán llevar por los impulsos de la naturaleza pecaminosa».

 El diablo
«Sean prudentes y manténganse atentos, porque su enemigo es el diablo, y él anda como un león rugiente, buscando a quien devorar». 1 Pedro 5:8.

El diablo es tu enemigo, porque odia todo lo que Dios ama… Tú eres muy amada por Dios y Satanás quiere hacerte caer en el pecado para alejarte de Él.

Santiago 4:7 nos da la mejor arma contra el diablo:
«Así que humíllense delante de Dios. Resistan al diablo, y él huirá de ustedes».



Pero la promesa es que Dios te hará salir triunfante en cada batalla que te toque enfrentar contra cualquiera de estos tres enemigos.

El Señor se encargará de fortalecer tu fe para que bajo su protección te encuentres segura, mientras que Él pone a tus enemigos bajo tus pies.

La próxima vez que te encuentres frente a un problema, tómate un tiempo de oración para pedirle a Dios que te muestre cuál es el enemigo que te está atacando… y pídele con toda confianza que te dé la victoria.

Confía en que saldrás victoriosa de todo, con Dios a tu lado no hay enemigos grandes; porque mayor es Él que el que está en el mundo.

Todos los días son de victoria sobre todos tus enemigos, porque de tu lado está Dios Todopoderoso. 

Video: Un día para el Señor

La unidad entre hermanos

 Cántico de David para las peregrinaciones

¡No hay nada más bello
ni más agradable
que ver a los hermanos
vivir juntos y en armonía!

Es tan agradable ver esto
como oler el buen perfume
de los sacerdotes,
perfume que corre
de la cabeza a los pies.

Es tan agradable
como la lluvia del norte
que cae en el monte Hermón
y corre a Jerusalén, en el sur.

A quienes viven así,
Dios los bendice
con una larga vida.


¡Viva nuestro Dios!

Himno de alabanza

Habitantes de toda la tierra,
griten con todas sus fuerzas:
¡Viva Dios!

¡Adórenlo con alegría!
¡Vengan a su templo
lanzando gritos de felicidad!

Reconozcan que él es Dios;
él nos hizo, y somos suyos.
Nosotros somos su pueblo:
¡Él es nuestro pastor,
y nosotros somos su rebaño!

Vengan a las puertas de su templo;
¡denle gracias y alábenlo!

Él es un Dios bueno;
su amor es siempre el mismo,
y su fidelidad jamás cambia.

Protección amorosa y permanente


Ningún operativo de policía o destacamento de soldados te dará protección amorosa y permanente, ni podrá defenderte con tanta eficacia y bondad como lo hace nuestro Dios Todopoderoso… 

«Misericordia mía y mi castillo, fortaleza mía y mi libertador, escudo mío, en quien he confiado; el que sujeta a mi pueblo debajo de mí». Salmo 144:2

Pero lo que más llama mi atención y me gustaría trasmitirte es el amor con que Dios te cuida.

Nadie habrá que te proteja, te dé resguardo y te haga libre de tus perseguidores con amor incondicional… La misericordia de Dios es ese amor inmerecido que se extiende hacia cada uno de sus hijos.

A Dios nadie lo contrató para cuidarte, sino que Él decidió amarte desde el principio; por lo tanto, tiene cuidado amoroso de cada uno de tus pasos.

Tú activas esta misericordiosa protección creyendo… Necesitas confiar…

No te preocupes, no te mortifiques… echa fuera ansiedad y temor… confía…

Con toda tu confianza puesta en el Señor no existen amenazas que deban preocuparte… puedes acudir a Él para recibir su amor y bondad.

En Dios encuentras todo un equipo de defensa que te ayudará en toda situación de peligro: te guarda… te protege… te fortalece… te libra de cualquier opresión del enemigo.

Acércate a Él por medio de Jesucristo, nada te dañará cuando lo tienes como tu máximo protector.


Rechaza el miedo y vive libre y feliz creyendo esta poderosa promesa del Dios que nunca miente porque no es hombre ni hijo de hombre para que se arrepienta… Descansa en Él.